More Website Templates @ TemplateMonster.com - August 1st 2011!

Negawatts!

Vino de autor hecho mano, en casa, en familia. Vino único, rico, vivo y feliz

Leer más...

Sumérgete

Visitas, degustaciones y tours.

Leer más...

El Garaje

Aquí debe ir la descripción de esta área.

Leer más...

Negawatts.

Lo nuestro es revelar uvas de extraordinaria calidad de manera 100% artesanal. Hacemos vino totalmente a mano en el garaje de la casa. En su elaboración no se utilizan máquinas que se enchufen ni consuman combustible, todo es realizado a tracción humana mediante técnicas ancestrales de mínima intervención, aquí se combina ciencia, arte, paciencia y fe.

Convertir uva en vino implica completar varios pasos, importantes todos pues cada uno influye en el resultado final. Nosotros hemos ido adaptando herramientas y eligiendo procesos hasta llegar a la total eliminación de motores y ruidos. La premisa es no intentar someter a la naturaleza, no pretender controlar los cauces elementales de las cosas sino que rescatar el saber esperar, observar, obedecer y sentir.

La cosecha se realiza a tijera, llenando bandejas de 15 kilos de uva. Esas bandejas viajan a Algarrobo donde la familia espera, se trabaja aclanado, apatotado, en sonriente calma. Nuestro garaje recibe la preciosa materia prima y acoge una vendimia que sucede en silencio, cada bandeja se va vaciando sobre la zaranda y los racimos todavía íntegros son desgranados a través de un suave masaje de manos grandes y pequeñas. Los granos van cayendo directo sobre las cubas de 800 kilos donde descansarán algunos días en una tranquila maceración pre-fermentativa, etapa que nos sirve para analizar el mosto y decidir el manejo ideal.

Los primeros días parece nada ocurrir, a simple vista solo son uvas enteras, tan enteras que parecen tentador caviar. Sin embargo el interior encierra un estado trascendental: las levaduras, habitantes infalibles de la piel han iniciado su colonización, se reproducen, crecen y trabajan (fermentan). Finalmente el CO2 generado por el metabolismo de las levaduras presiona los granos y los rompe, entonces todo se inunda de mosto, la tímida “maceración carbónica” ha dado paso a la desaforada “fermentación tumultuosa” donde todo ebulle de energía. Es clave en todos nuestros vinos el gentil y aterrizado aporte de este instante cuando el estilo natural se revela y cuaja.

Ahora viene la acción, durante el resto de la fermentación, premunidos de una especia de cucharón “pisoneamos” o hundimos las pieles en el mosto para facilitar el enriquecimiento del futuro vino. Cada día degustamos y anotamos el curso de las cosas, cambiando la intensidad y frecuencia de los movimientos para no extraer demasiado ni tan poco. Otra clave del acertijo ha sido jugada.

Durante este tiempo, la temperatura del vino se mantiene estable gracias a que las cubas tienen aislación térmica, y si comienzan a calentarse basta con dejarlas una noche destapadas, es la ventaja del clima costero, aquí no hay refrigeración ni calefacción, solo la naturaleza aprovechada, aprovechada obedeciéndole. Ha pasado al menos una semana y la fermentación declina porque el azúcar de las uvas se acaba. El vino está hecho. Ya no hay pisoneos ni cucharón. Tres, cinco o diez días después la cuba se trasvasija con baldes a las nobles barricas de 225 litros mientras los orujos son prensados.

Las leyes universales más el tiempo irán clarificando, desarrollando, puliendo y viendo crecer nuestro tinto querido, tinto lleno de vida, tinto sin ruidos, humano, único, rico, vivo, feliz. Su paso a botella es suave gracias a un ingenioso invento basado en la gravedad, solo resta vestirlo con traje a la medida: su etiqueta pintada – escrita a mano.

El tinto de Algarrobo, el “tinto orillero” está listo para el viaje a las blandas estanterías del recuerdo.

Vinos Tinta Tinto
Vinos Tinta Tinto
Vinos Tinta Tinto
Vinos Tinta Tinto
Vinos Tinta Tinto
Vinos Tinta Tinto

Fono 1: Javiera +56 9 90 207 884

Fono 2: Roberto +56 9 95 452 366

E-Mail: info@tintatinto.cl

Síguenos